CERTIFICACION ISO 9001, ¿GASTO O INVERSION?

Innegable es, que alcanzar y mantener la Certificación ISO 9001 implica unos costes para cualquier Organización. Innegable es, que ese coste, ya sea económico o no, implica un esfuerzo para dicha empresa u Organización. El coste de obtención y mantenimiento de las Certificaciones ISO 9001 supone, o puede suponer, entre otros conceptos, el tiempo invertido en horas de personal, la contratación de auditores, la inversión en equipos, etc. pero, tal vez, el quid de la cuestión estriba en poder definir este esfuerzo como una inversión. Y de hecho

  • será una inversión si podemos asociarle una tasa de retorno. iso-90011
  • será una inversión si somos capaces de obtener un valor de ese esfuerzo de manera que los logros que nos permita conseguir tengan un valor superior a la suma de los costes que nos ha implicado su obtención.
  • En caso contrario, y sólo en caso contrario, estaremos hablando de un gasto.

Los factores que hacen que una Organización o empresa considere la Certificación ISO 9001 como un gasto o como una inversión, no dejan de ser los mismos factores que hacen que ese Sistema de Gestión le aporte valor o no a dicha empresa. Así, cuando nos encontramos a una Organización que, disponiendo ya de la Certificación ISO 9001, no ha sabido, o no ha sido capaz de reducir sus costes de no calidad, nos encontraremos ante una Organización que no ha sabido obtener el máximo rendimiento a dicha Certificación ISO 9001. Y cuando nos situamos ante una empresa en esta situación, seguro que además nos encontramos ante una Organización que no considerará el coste asociado a las Certificaciones de sistemas de Calidad como un coste bien invertido, ya que no le ha servido para mejorar y en definitiva, todo coste que va directo a la cuenta de resultados es un gasto, ¿no?. Siendo de esta forma… tampoco podemos culpar a nadie de no saber sacarle rendimiento un Sistema de Gestión.

Como regla general, podríamos decir que un Sistema de Calidad que no permite la mejora contínua, no es un Sistema de Calidad ISO 9001:2008.

Considerando estos aspectos, no podemos permitirnos decir que ninguna empresa considere la Certificación ISO 9001 como un gasto, sino más bien como una inversión que repercutirá en sus propios productos y le darán aspectos mejores frente a los de la competencia.

Autor: Guillermo Campamá es Socio Consultor y auditor de empresas de EuQuality Networks

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>