consejos para el ahorro y no fracasar en el intento

Muchas veces nos hemos planteado ahorrar y al final hemos desistido o hemos fracasado. La mayoría de las veces no conseguimos el objetivo por plantear el ahorro sin pensar previamente ni como hacerlo, ni el objetivo final y por no pensar en que podemos ahorrar. Para empezar se puede leer este artículo sobre la importancia del ahorro para empezar a concienciarnos de la necesidad de ahorrar. En segundo lugar debemos tener claro como ahorrar para poder conseguirlo.

En este sentido estas son unas buenas recomendaciones para conseguir ahorrar:

Concienciarse de ahorro:

Lo primero es tener claro que queremos ahorrar y los beneficios que nos reporta. Por supuesto el primer ahorro es no gastar más de lo que ganamos.

Conocer nuestros gastos fijos mensuales:

En nuestro día a día tenemos dos tipos de gasto distintos. Por un lado los gastos fijos en los que difícilmente podemos ahorrar por su condición de fijos (al menos a corto plazo). Es importante conocer nuestros gastos fijos y para eso nada mejor que un cuaderno o una hoja de Excel y enumerarlos. Con esto conseguimos controlar estos gastos y conocer cuanto dinero nos queda al mes para los gastos variables. Los gastos fijos normalmente son la hipoteca, otros préstamos, la guardería, los seguros, impuestos municipales, servicio de ADSL, etc.


Se podrían considerar gastos fijos también los costes fijos de los suministros (teléfono, gas, electricidad) pero en principio consideraremos las facturas de suministros variables o de otra forma deberíamos desglosar las facturas.

Conocer nuestros gastos variables mensuales:

En nuestros gastos variables es donde realmente podemos ahorrar mucho dinero. Pero antes de empezar a ahorrar es muy importante saber dónde y cómo gastamos el dinero.

Una muy buena recomendación es apuntar durante un mes en un cuaderno o en una hoja de Excel todo lo que gastamos. Si hacemos esto durante un mes sabremos en que partidas podemos ahorrar. Gran parte de nuestro dinero lo gastamos de forma inconsciente en pequeños pagos y pequeñas cantidades. Lo ideal es hacer una hoja de Excel y en esa hoja poner primero los gastos que son necesarios y después el resto. Como gastos necesarios nos referimos a los que no podemos renunciar (aunque sí disminuir) como la electricidad, el gas, el gasto en gasolina, alimentación, etc.

Hacer partícipe del ahorro a toda la unidad familiar

Este punto es importante, ya que cualquier esfuerzo para conseguir ahorrar fracasará si no hacemos que toda la familia se implique. Si pretendemos ahorrar el ahorro afecta a muchas rutinas y costumbres, si por ejemplo nos proponemos un ahorro de energía eléctrica o de teléfono no lo conseguiremos si no implicamos al resto de la familia y se comprometen a asumir rutinas de ahorro como apagar luces, moderar el número de llamadas y la duración de las mismas, etc.

Marcarse objetivos de ahorro

Este paso debe hacerse después de los anteriores. Una vez que estemos convencidos de querer ahorrar, que sepamos dónde gastamos el dinero y la familia esté informada del propósito de ahorrar es cuando debemos marcarnos objetivos. Estos objetivos deben ser realistas y posibles. No merece la pena proponerse ahorrar un 50% de luz si es casi seguro que fracasaremos. Resulta más inteligente proponerse ahorrar un 15% y esforzarse por conseguirlo.

En función de los gastos que apuntamos durante un mes podemos ver claramente en qué partidas podemos ahorrar y cuanto.

Es mejor fijarse un ahorro en cada partida de gasto que un ahorro global. Si nos marcamos un ahorro global y no lo conseguimos posiblemente abandonaremos. En cambio si nos proponemos una cantidad de ahorro en luz, otra en teléfono, otra en alimentación, otra en bares y restaurantes, etc. aunque fracasemos en algún objetivo es muy probable que si alcancemos el objetivo en otras partidas y eso nos anime a seguir ahorrando.

Es importante seguir apuntando los gastos en nuestra hoja de Excel para poder comprobar si conseguimos el ahorro esperado o si los objetivos que nos marcamos han sido conseguidos y poder replantearlos en caso necesario.

Intenta vivir con tu sueldo

Lo de intentar vivir con nuestro sueldo parece algo lógico, pero de lo que se trata es que cada persona debe intentar vivir con su nómina, con esto queremos decir que las pagas extras hay que intentar guardarlas total o parcialmente para gastos imprevistos. Si al cobrar la paga extra nos la gastamos en una semana no tendremos dinero para hacer frente a gastos extra con los que no contamos (reparaciones, multas, impuestos, compras extraordinarias por fuerza mayor, etc.)

En nuestro blog hay disponibles multitud de artículos con consejos para ahorrar luz, gasolina, gas, en la hipoteca…

Share

One thought on “consejos para el ahorro y no fracasar en el intento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>