Considerar el ahorro un gasto fijo, una buena solución para ahorrar

Uno de los fallos comunes a la hora de conseguir ahorrar es dejar el ahorro para el final de mes. Nos esforzamos en pensar que tenemos que ahorrar y nos proponemos unos objetivos pero cuando llegan los últimos días del mes vemos que tenemos la cuenta a cero y no hemos conseguido ahorrar nada de dinero.

Como ya hemos comentado en publicaciones anteriores es muy importante guardar parte de nuestra renta disponible para el futuro. Mucho más en épocas de crisis dónde conseguir créditos es cada vez más difícil y si nos surge un gran gasto imprevisto nos encontraremos con una situación financiera delicada donde nos podemos encontrar con necesidad de pedir prestado o acudir a algún tipo de crédito rápido con altos tipos de interés. Si somos de los que no conseguimos nuestros objetivos de ahorro a final de mes tenemos que darle la vuelta a la tortilla para ahorrar a principio de mes.


Lo que debemos hacer es considerar el ahorro como un gasto fijo al igual que otros gastos fijos como la hipoteca, la factura de la luz, los seguros o cualquier otro gasto que tenemos cada mes.

De esta manera cogeremos una cantidad de dinero cada mes de nuestra nómina nada más cobrarla y lo guardaremos.

Para esto lo primero que tenemos que hacer es fijarnos la cantidad de dinero que queremos guardad. La cantidad debe ser realista, no podemos fijarnos 300 euros si eso supone no poder afrontar otros gastos.

Una vez fijada la cantidad podemos acercarnos a nuestro banco habitual para dar una orden para que cojan de nuestra cuanta corriente el día que elijamos de cada mes la cantidad que nos hemos propuesto ahorrar y la traspasen a una cuenta de ahorro. Si no queremos hacerlo con nuestro banco podemos hacerlo con otra entidad o alguna compañía de seguros que tenga productos de ahorro.

Una vez que empecemos con este hábito conseguiremos dinero para el futuro o para imprevistos y al considerarlo un gasto fijo más en nuestra economía familiar nos costará mucho menos trabajo el ejercicio de ahorrar.

El simple hecho de plantearnos un sistema así ya demuestra la voluntad de pensar en nuestro futuro. Quizá el primer o el segundo mes nos cueste acoplarnos a ese nuevo gasto pero una vez habituados a retirar ese dinero de renta disponible desde el principio ya no nos supondrá un gran esfuerzo y nuestra economía lo agradecerá eternamente.

En resumen, y como dice el refrán “ojos que no ven corazón que no siente” al no disponer de ese dinero y no tenerlo a mano en nuestra cuenta corriente no lo gastaremos y ajustaremos más nuestro presupuesto.

Artículos relacionados de interés:

Consejos para horrar y no fracasar en el intento

La importancia del ahorro

Trucos para ahorrar

¿Qué hace una persona como tú en una crisis como esta?

a

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>