Dinero urgente: algunos consejos

En ocasiones nos encontramos con situaciones en las que necesitamos dinero rápido y urgente por algún motivo. Casi siempre por un imprevisto debido a una reparación costosa o una compra de un electrodoméstico que se ha roto, etc.

En general suelen ser necesidades dinerarias elevadas pero no desorbitadas. El problema es cuando estos problemas nos surgen y no tenemos dinero disponible. Lo que debemos hacer en estos casos es mantener la cabeza fría y buscar algunas soluciones antes de lanzarnos a la búsqueda de préstamos rápidos con altos tipo de interés.

Veamos las diferentes opciones que podemos manejar:

  • Familiares: la primera opción ante un imprevisto siempre es barajar la posibilidad de que algún familiar o amigo pueda prestarnos algo de dinero en caso de necesidad. No conviene abusar pero es una buena opción.
  • Adelantos de nómina: cualquier trabajador con nómina puede solicitar un anticipo sin intereses a cuenta de su trabajo. Cada empresa es un mundo en este sentido pero la ley marca que cualquier trabajado puede solicitar el cobro inmediato de los días que se lleven trabajados del mes más la parte proporcional de las pagas extras que le corresponden.
  • Pagar a plazos: ante una compra o reparación imprevista muchos comercios nos permiten pagar a plazos, muchos de ellos incluso sin intereses. Para ello necesitaremos una nómina y una cuenta bancaria donde domiciliaran los recibos.
  • Préstamos al banco: casi todas las entidades bancarias otorgan de forma casi automática pequeños créditos si tenemos domiciliada la nómina. La cantidad varía en función de la cuantía de nuestra nómina y del plazo.
  • Tarjeta de crédito: no conviene endeudarse vía tarjetas por que el TAE suele ser alto, pero si no tenemos otro mecanismo de financiación ante una emergencia podemos usar este medio, pero antes debemos agotar los anteriores.
  • Entidades de crédito directo: son las que ofrecen préstamos sin apenas papeleos y de forma casi inmediata. Es la última de las opciones de financiación a las que debemos recurrir pues su coste es elevado en términos TAE. Dentro de este tipo de agencias de crédito hay que diferenciar dos tipos las que ofrecen miniprestamos rápidos a 30 días (hasta 600 euros) y las que llegan a ofrecer hasta 10.000 euros y hasta 5 años.

Como conclusión y para evitar estos problemas debemos procurar tener siempre un fondo para emergencias y evitar así la financiación externa ante imprevistos. La cuantía de este fondo nos la debemos fijar nosotros mismo e ir ahorrando poco a poco hasta tener guardada esa cantidad. Esto nos evitará muchos problemas porque antes o después se romperá un electrodoméstico, o el coche o llagará un imprevisto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>