El drama de las hipotecas burbuja

Son ya casi 600.000 familias españolas atrapadas en las llamadas hipotecas burbuja en el 2014 y el número seguirá creciendo hasta las 710.000 a finales de 2015. Esto es lo que revela un minucioso estudio realizado por el portal kelisto.es y que es el primero que se realiza en España sobre este tipo de hipotecas.

hipoteca burbuja

Se llama hipoteca burbuja a aquella en la que el hipotecado debe una cantidad de dinero al banco superior al precio de mercado de la vivienda hipotecada. Esto se debe a la espectacular bajada del precio de la vivienda debido a la crisis, bajada en precio que en muchas zonas se acerca ya al 50%. Donde más impacto tienen estas hipotecas burbuja es en las zonas donde la vivienda era más cara antes de la crisis, por eso este problema tiene mayor incidencia en la Comunidad de Madrid y en Cataluña.

Ser titular de una de estas hipotecas es un verdadero quebradero de cabeza ya que no se puede en ningún caso vender la vivienda porque no se podría cancelar la deuda con el banco al ser mayor la deuda que el precio de venta, por lo que la venta en sí misma es totalmente imposible.

Para las personas que se encuentran en esta situación y no tienen necesidad ni intención de vender su vivienda el problema es bastante sencillo pues simplemente deberá ir pagando sus cuotas y la deuda se irá reduciendo con el paso de los años hasta que llegue un día en que deje de ser una hipoteca burbuja.

El verdadero drama es cuando una persona necesita vender su vivienda y no puede hacerlo, no puede porque al no cubrir la hipoteca con el importe de la venta la operación sencillamente no puede realizarse. Imaginemos una familia que tiene que trasladarse a trabajar a otra provincia u otra que decide separarse y se encuentra en esta situación, las opciones son pocas. En casi todos los casos la solución es seguir atrapado en la hipoteca burbuja hasta que años más tarde la deuda se iguale con el precio.

Aún más dramático es el caso de familias con este tipo de hipotecas y que no pueden pagar la letra mensual, normalmente debido al desempleo. Por una parte no pueden solucionar el problema vendiendo la vivienda y por otro no tienen ingresos suficientes para pagar las letras. En este caso extremo algunos expertos consultados aconsejan intentar alquilar la vivienda. Se trata de alquilarla para con el precio del alquiler poder pagar parte de la hipoteca. Si por ejemplo la hipoteca es de 1.000 euros y se consigue alquilar la vivienda por 700 el propietario sólo tendría que hacer un desembolso de 300 euros mensuales (y ya no los 1.000 de hipoteca).El problema de esta solución es que necesitaremos un lugar para vivir, ya sea una casita familiar en el pueblo o la vivienda de algún familiar (padres, hermanos, etc.)

La peor solución sería dejar de pagar la hipoteca ya que al ser el precio de la vivienda inferior a la deuda pendiente el banco embargaría la casa y quedaría mucha deuda viva después del embargo lo que sería un verdadero lastre y problema de cara al futuro. Por eso parece mejor la solución de alquilar la vivienda antes que dejarla en manos del banco.

Si tenemos la fortuna de no ser titulares de una de estas hipotecas seguramente conozcamos a alguien en estas circunstancias y podemos comprender el enorme problema que se genera con este tipo de hipotecas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>