Primer objetivo de ahorro, un fondo para emergencias

Nuestro primer objetivo a la hora de empezar a ahorrar debe ser guardar una cantidad de dinero para imprevistos y emergencias. Ese ahorro debe tener alta liquidez porque nunca sabemos cuando puede ocurrir alguna circunstancia en la que lo necesitemos. El objetivo de ese fondo es tener un pequeño colchón financiero para poder afrontar gastos ante situaciones que pueden ocurrirnos.

Ahorro para emergencias

Esos gastos imprevistos pueden ocurrir en cualquier momento y pueden llegar de cualquier forma, desde una gran avería del coche, o un accidente o el hecho de quedarnos sin trabajo y por tanto sin capacidad para hacer frente a nuestras obligaciones. A continuación te detallamos algunas ideas de como debe ser ese ahorro para emergencias.


Objetivo del fondo

El objetivo principal de ese ahorro es poder afrontar gastos imprevistos fruto de accidentes, averías e incluso desempleo sin necesidad de tener que acudir a solicitar préstamos. Actualmente las condiciones para conseguir crédito se han endurecido, si no queremos vernos avocados a aumentar nuestras obligaciones financieras mediante tarjetas de crédito o créditos rápidos en caso de necesidad lo mejor que podemos hacer es ser previsores y tener una cantidad guardada de antemano.

¿Cuanto dinero debo ahorrar en ese fondo?

Según varios economistas preguntados por este tema debería ser como mínimo la cantidad de dinero necesaria para poder afrontar nuestras obligaciones y gastos durante 3 meses. Es decir poder pagar durante esos 3 meses la hipoteca o alquiler, otros préstamos, luz, gas, comida, etc.

También dependerá de nuestras circunstancias familiares. Una persona soltera necesitará ser “menos previsor” que una familia con niños pequeños y personas mayores a su cargo.

Para empezar como en cualquier otro tipo de ahorro debemos empezar poco a poco y sin obsesionarnos. Si nuestros gastos de 3 meses son 4.000 euros no podemos querer ahorrarlos en 2 días. Debemos ir poco a poco hasta tener esa cantidad guardada.

¿Dónde debo guardar ese dinero?

En primer lugar no debemos tenerlo junto al dinero de nuestra cuenta corriente habitual o corremos el riesgo de gastarlo de manera innecesaria. Tampoco debemos tenerlo en productos financieros que nos cueste tiempo o penalización retirar ese dinero, ya que como fondo de emergencias no sabemos cuando lo necesitaremos y debe tener una rápida liquidez. Tampoco debemos invertirlo nunca en productos con riesgo, es decir ni en bolsa, ni fondos de renta variable, etc.

En este sentido si son recomendables productos como cuantas corrientes remuneradas dónde además de liquidez inmediata nos darán intereses, o depósitos a corto plazo siempre que no tengamos penalización si necesitamos el dinero.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>